18.2.10

LA PELÍCULA DE LA ABEJA MAYA EN LA PRESENTACIÓN DE LA MALLA CURRICULAR

Es de conocimiento público la calamitosa situación por la que atraviesa la Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú (ENSABAP). Una crisis que refleja la situación en la que se encuentran las escuelas superiores de arte en el Perú.

El artista visual, y egresado de esta escuela, Lalo Quiroz hace un agudo y pertinente análisis de lo que fue la reciente presentación de la malla curricular de este centro de estudios. Evento que lejos de ser el precedente de lo que podría ser el inicio del cambio en esta institución dejó dudas y malestares entre los asistentes, en su mayoría alumnos y egresados.

A continuación copiamos el imprescindible texto que ha hecho circular Quiroz.

LA PELÍCULA DE LA ABEJA MAYA EN LA PRESENTACIÓN DE LA MALLA CURRICULAR DE LA ESCUELA DE BELLAS ARTES

El viernes último se expusieron, en el auditorio de la sede principal de la Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú (ENSABAP), los diferentes lineamientos y aspectos técnico-teóricos que fundamentan la nueva malla curricular. La Comisión encargada de elaborar dicha malla y de la exposición estuvo integrada por Herbert Rodríguez Huachín, Guillermo Cortés Carcelén, Miguel García Núñez, Amelia Pacheco Vásquez y Liliana Melchor Galván.

A pesar de que la convocatoria hacía referencia a la presentación oficial de la malla curricular de la ENSABAP, ésta nunca se dio como tal, ya que no pasó de ser una exposición bastante optimista orientada solamente a resaltar los objetivos de la malla, el marco situacional, y los aspectos técnicos y pedagógicos de su proceso de formulación; así como su importancia en la adecuación al rango universitario. Si bien es cierto era necesario conocer estos aspectos para entender mejor el enfoque de la propuesta, la presentación sólo se encaminó en ese sentido, omitiendo el tema principal de la convocatoria y que tenía que ver con el contenido de la malla curricular, su proyección y su eficacia. Durante la exposición nunca se trató el plan de estudios, ni siquiera se mencionaron los nombres de los cursos, ni mucho menos se detallaron las sumillas de algunos de ellos. Estoy seguro de que muchos nos quedamos con las ganas de escuchar, sin tantos aspavientos, en qué consistía esa malla curricular y cómo es que iba a funcionar para lograr los importantes e innovadores cambios en los cuales la Mesa estuvo incidiendo durante todo el tiempo.

En algún momento, se insinuó que la única manera de evaluar los resultados de una malla curricular era al final del periodo de su aplicación, es decir, después de cinco años para este caso. Posiblemente esta deducción sea muy lógica y hasta cierto punto real, pero teniendo en cuenta que no se trata del estudio de mercadeo de cualquier producto, sino de la educación de muchos alumnos y alumnas, y del tiempo invertido que ésta les supone; entonces deberían enfocarse todos los esfuerzos con mayor seriedad para reducir al máximo los márgenes de error del objetivo. Esto precisamente para no tener que jugar a los dados con las aspiraciones de muchos y muchas jóvenes, que ven a esta institución pública con mucha expectativa y en algunos casos como su única opción. Siendo así, si se quiere lograr disminuir cualquier margen de error al mínimo, no solamente se necesita contar con un equipo altamente especializado - aun suponiendo que el equipo actual lo sea - sino sobre todo se requiere de la participación de la mayor cantidad de personas implicadas y conocedoras de la realidad de la ENSABAP. Sin embargo, sin desmerecer la trayectoria y experiencia en materia de arte, educación y cultura que puedan tener los integrantes de la Comisión, no deja de llamar la atención la presencia mayoritaria en la misma de egresados de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP); y no porque esto revele alguna absurda rivalidad entre ambas instituciones, sino porque precisamente para este caso hubiera sido fundamental contar con un mayor porcentaje de personas profesionales allegadas a la ENSABAP.

Una configuración como la que se ha descrito, no solamente tenderá a tener un enfoque sesgado sino que además no será capaz de generar alternativas de solución más diversas y acertadas. Casualmente, Miguel García mientras explicaba algunos de los aspectos de interés considerados para la actual malla, no pudo evitar mencionar la incidencia que habían tenido en la nueva malla curricular de la ENSABAP los resultados de un sondeo realizado en el 2005 entre alumnos y alumnas de la Facultad de Arte de la PUCP. Al margen de que dicha experiencia pueda resultar o no enriquecedora para este caso, creo que resulta poco serio pretender, a priori, que la misma deba servir de igual modo para el caso de la ENSABAP; y lo que es peor aún, aplicarla sin tomar en cuenta sus propias particularidades. Creo que es importante darse cuenta que cada institución obedece a realidades completamente distintas y con características diferenciales muy claras, por lo que cualquier proyecto o propuesta dirigida a mejorar los servicios educativos y administrativos de la ENSABAP, deberá tener como base un estudio concienzudo de la realidad de la misma y de sus propias singularidades. Cualquier otro camino sólo va a contribuir, como se ha mencionado antes, a ampliar más los márgenes de error en los resultados.

Lastimosamente, la supuesta presentación de la malla curricular de la ENSABAP, no terminó de convencer a muchos, ni siquiera a una parte de los alumnos y alumnas que acudieron interesados por escuchar verdaderos cambios y sobre todo para intentar ser oídos. Sin embargo, ni siquiera esto último estuvo contemplado en dicha presentación, sino todo lo contrario, estuvo claramente diseñada para coartar las opiniones, limitándolas en el mejor de los casos a simples preguntas anotadas en pequeños papeles que, por cierto, ni siquiera fueron leídas en su totalidad. Esto evidentemente, terminó motivando que algunos hicieran uso de la palabra “sin permiso”, saltándose la barrera impuesta por la Comisión y enfrentándose a la postura poco dialogante de la Mesa y a la actitud controladora de su presentadora oficial, Teresa Arias, actual encargada del Centro Cultural de Bellas Artes. Dentro de este marco resultaba bastante contradictorio y hasta cómico, escuchar por ejemplo, en gran parte de todo el discurso de Herbert Rodríguez, sus alegatos en favor del respeto a la diversidad de opinión, al diálogo y a la igualdad de derechos y oportunidades. Del mismo modo, resultaba anecdótica la aclaración inicial de Guillermo Cortés respecto a la apertura que había tenido la Comisión para recibir opiniones de todas las personas implicadas con la institución, frente al reclamo y cuestionamiento público de un alumno, muy valorable por cierto, respecto al poco interés de la Comisión para escuchar al alumnado e incluirlos en el desarrollo de la propuesta.

A pesar los esfuerzos de la Mesa por transmitir, en todo momento, que existió una postura dialogante y de apertura durante el proceso de formulación de la malla curricular, al final fue imposible ocultar el verdadero carácter autoritario y vertical de la Comisión y de la actual dirección de la Escuela. Sin lugar a dudas nunca hubo la intención, por parte de la Comisión, de confrontar abiertamente la propuesta de la malla curricular, es más, nunca hubo siquiera las ganas de escuchar la opinión de los demás, ni antes ni después de la conclusión de la malla curricular de la ENSABAP. Estoy seguro que muchos de los verdaderos interesados en la mejora de la institución como son los alumnos y las alumnas, los profesores y las profesoras, y los egresados y las egresadas, nunca fuimos convocados para participar en la confección de dicha malla. Finalmente, el viernes último, sólo nos tocó participar de un acto que entre otros propósitos tenía como fin dejar el registro fílmico y fotográfico de una pantomima más de la actual gestión; y en donde sólo pudimos ver la malla curricular sobre un écran y sobre unas copias impresas que Herbert Rodríguez mostró a varios metros de distancia, mientras afirmaba con total convicción que aquello representaba un hito histórico para la ENSABAP. A mi parecer, esto representa una suerte de triunfalismo anticipado por parte de la Comisión, quien además, en todo momento pretendió hacernos creer ciegamente en las ventajas y beneficios de una malla desconocida para todos, sin precisar cómo se alcanzarían tales logros. Una Comisión que, en la voz de Guillermo Cortés intentaba convencernos de que la demora y el gran esfuerzo depositado en esa propuesta nos incluía a todos, que cualquier error en la misma podía ser perfectible y que no criticáramos sino que construyéramos a partir de lo propuesto - impuesto diría yo - olvidando, tal vez, que el mismo Herbert Rodríguez había anunciado en un inicio de su exposición que la Asociación Nacional de Rectores (ANR) había aprobado definitivamente la malla curricular, de paso que hacía hincapié en que la misma ya había pasado por todos los ajustes necesarios. Tal vez hubiera sido mejor optar por el perfil bajo de Miguel García y Amalia Pacheco, quienes decidieron centrarse en sus temas y no hablar más de la cuenta, inclusive hasta Liliana Melchor, única representante en la Mesa como egresada de la ENSABAP prefirió abstenerse y no remitirse a sus experiencias pasadas con las mallas anteriores de la institución.

Si bien es cierto hay que reconocer que la famosa malla curricular, la cual se encuentra en la página web de la ENSABAP, plantea algunos cursos novedosos dirigidos a la formación de un artista supuestamente crítico e interdisciplinario, solamente se ha limitado a algunos cambios de asignaturas, con la inclusión de nuevas y la eliminación de otras, lo cual no es necesariamente una señal de un gran cambio, simplemente establece un nuevo orden de prioridades. Sería un tanto extenso hacer un análisis de dicha malla curricular en este momento y tampoco es la razón de ser de este texto; sin embargo, me atrevería a afirmar que no ha habido ningún cambio estructural, sino sólo conceptual en la construcción de la misma.

Al parecer todavía estamos lejos de una propuesta realmente transformadora, desde lo conceptual hasta lo estructural, y por ende lejos de una Escuela verdaderamente innovadora que oriente la enseñanza de sus alumnos y alumnas en función a una malla curricular flexible que permita al alumno y a la alumna elegir de acuerdo a sus propios requerimientos entre distintas opciones y combinaciones. Seguimos lejos de una Escuela que acoja con mayor amplitud las diversas disciplinas artísticas, integrándolas y desarrollándolas de manera independiente y permitiendo que éstas se entremezclen con las disciplinas artísticas tradicionales; una Escuela que se nutra e incluya a las distintas manifestaciones artísticas plásticas de todas las regiones del país y que rompa definitivamente con el paradigma occidental. Estamos lejos de una Escuela que no solamente oriente al artista hacia el lado comercial como único modelo de desarrollo sino que también forme alumnos y alumnas con un pensamiento analítico, crítico y gestor de cambios importantes dentro de su sociedad. Esperemos que no sea necesario esperar que pasen cinco años para darnos cuenta si en realidad sólo se cambiaron papas por camotes.


Lalo Quiroz
Especialidad de Pintura
2003 – ENSABAP

Lima, 14 de febrero de 2010

3 comentarios:

David dijo...

Posteriormente Lalo Quiroz hizo circular un importante comentario de Guillermo Valdizán, egresado también del la ENSABAP, que copiamos a continuación:

Hola Lalo, para serte sincero es la primera vez que leo completamente algo que has mandado y en líneas generales estoy de acuerdo. Es importante señalar el divorcio entre el discurso democrático y una verdadera práctica democrática. ¿Cómo vamos a valorar nuestra formación profesional si no se nos permite participar de las principales decisiones de la misma? ¿Debemos confiar pasivamente en que los expertos sabrán lo que nos conviene? ¿Ser dialogantes es el nuevo seudónimo de la lógica "si no crees lo que yo creo entonces el intolerante eres tú"? Realmente me parece lamentable que las personas que conforman esta comisión carezcan de capacidad autocrítica, pilar de toda propuesta pedagógica, y luego los vemos debatiendo sobre el "ministerio de la cultura". ¡Primero ocupense de ser honestos con su trabajo en Bellas Artes! Pero una cosa quiero decir, previamente a asumir que en lo personal estoy bien alejado de la realidad bellasartina y que solo la conozco por algunas visitas esporádicas, por conversaciones con egresados y algunos estudiantes... pero creo que si la comisión está moviendo a su antojo la malla es porque hay un vacío dejado por la organización estudiantil y de egresados que es nuestra responsabilidad. Valoro mucho a la gente que ha dado su tiempo y esfuerzo durante el año pasado, pero no perdamos de vista que si no nos ubicamos en el problema no podremos ver de manera concreta alternativas de cambio real. Y lo digo con el ánimo de complementar tu correo. Finalmente cre oque es deber mínimo de cada quien entrar a la página de Bellas Artes y revisar la malla... ¿qué hacer después? Veamos!

Un abrazo...

Nahuel dijo...

Ah ah, ps genial.
Ya nose esteremos viendo
Saludos_

Herbert Rodríguez dijo...

La malla que encontró la comisión fue la del 2002 que tuvo dos años de proceso de implementación -solo para los primeros años- y su implementación que debía ser progresiva se truncó, es decir, fue una reforma inconclusa a cargo de la comisión presidida por Leslie Lee…. se trunco por la reposición de profesores –ordenada por el poder judicial- que boicoteo la reforma (los mismos que ahora pretenden hacer lo mismo)... bueno, esta malla hibrida sufrió en el camino modificaciones que, desde luego, fueron dados sin planificación sino respondiendo a visiones "practicas" que surgían en cada momento... Si se me entiende: hacia el 2008, al momento de la crisis más aguda de una crisis de 6 años, el currículo era incoherente en la relación entre cursos entre sí por cada año y, además, la secuencia de primeros años a siguientes no existía. A esto se sumaba la visión pedagógica- que de pedagógico no tiene nada- de la relación maestro-discípulo… Oiga Ud., un malla curricular inconexa con un método educativo donde prevalecía la visión simple del especialista encerrado en su casillero de conocimientos y, además, defendiendo la sola idea del oficio ligado a la copia de la realidad –lo figurativo- pero esto ni siquiera con la contraparte de un (M)aestro, sino individuos bastante limitados en su propias capacidades artísticas…
¿Cómo llegó la ENSABAP a esto?
Como el estatuto nuevo de la comisión Lee nunca funcionó porque, además que contenía flagrantes errores, recién se reglamento varios años después y nunca se llegó elaborar reglamentos específicos... es decir, cada tema resuelto por el Director o los directores de área o carecía de un marco normativo que lo orientara, esto mismo impide ahora determinar sanciones para acciones irregulares, ¿cómo sancionar, por ejemplo, la irregularidad de abrir un proceso de admisión el 2008 con un número de vacantes excesivo para las instalaciones colapsadas de la escuela si no existía un reglamento de admisión coherente con reglamento general y estatuto porque estos eran inexistentes? Producto de esta acción se tuvo grupos de 60 alumnos que tenían que recibir clases a cargo de profesores con nulo conocimiento de pedagogía en pasadizos sin sitio donde sentarse… Porsiacaso el responsable de este ejemplo que doy es uno de los que pide ser repuesto y, sin haber pasado por la evaluación que le correspondía, un juez le da la razón…
Lo anterior es solo un ejemplo de la arbitrariedad como norma en una institución colapsada…
Por eso, más allá de las críticas que nos hacen sectores que yo juzgo como simplistas e interesados muchos de ellos en figurar políticamente y reconociendo que aún tenemos una agenda pendiente de temas, si es un logro que ahora la ENSABAP tenga nuevo currículo coherente y su contraparte, el marco normativo.