31.7.07

LA OPINIÓN DE LOS MONTAJISTAS

"Se habla demasiado de arte contemporáneo pero no sabemos tratarlo”

Entre los textos de la esperada revista Arte Marcial (que ya antes hemos comentado, más de una vez) existe uno que peculiarmente llamó mi atención: CONVERSACIONES CON DOS MONTAJISTAS. EL EQUIPO OCULTO”, texto del artista plástico Martín Pinto que profundiza, o mejor dicho pone a la luz, una actividad así como omnipresente e imprescindible también ignorada: el montaje de una exposición de arte.

Este importante texto, que copio integro a continuación, pone en evidencia el punto de vista de dos de los más importantes montajistas que existe en medio: Edwin Huancachoque y Ronald Nieves.

El mérito de Martín Pinto al construir este texto es que deja de ser una fría entrevista y se convierte en una amena conversación donde ambos profesionales del montaje son muy críticos hacia todo el entrono ligado a una muestra y hacia ellos mismo.

Luego de leer este texto, seguramente, nuestra opinión a lo que implica una exposición de arte será diferente, o al menos tendremos la capacidad de ver los que ocurre “detrás de cámaras”.

David Flores-Hora

CONVERSACIONES CON DOS MONTAJISTAS
EL EQUIPO OCULTO

Por: Martín Pinto

Lo que sigue es una conversación con dos montajistas que tienen diez años en esta labor. Sus voces y situaciones son parte de las artes visuales en Lima y, hasta donde sabemos, rara vez se ha escuchado lo que tengan que decir de su propio trabajo y el de los otros implicados en la actividad artística.


"Detrás de una muestra se halla la labor de los montajistas. Ellos son los que tienen que batallar con estos problemas: falta de presupuesto, la demora del curador, etc. Son el equipo oculto y silencioso."
Edwin Huancachoque.

"Creo que en la museografía y en el montaje somos todavía ignorados e ignorantes."
Ronald Nieves.


MONTAJE

Martín Pinto: ¿Cómo se define un montaje?

Edwin Huancachoque: Se define luego del proceso de investigación del curador y de la propuesta del museógrafo quien ordena todo en el espacio sin restarle nada de lo que quiere el curador. El montaje consiste básicamente en darle un tipo de lenguaje a la muestra: cómo utilizar color, el material de información, etc.

¿Cómo ves el montaje aquí en Lima?

E. H.: Estamos en pañales. Estamos experimentando. En el caso de muestras sencillas ya podemos decir que sí se logran. Pero en muestras que tienen una concepción diferente ahí sí estamos en pañales. Pero el “cubo blanco” para colgar obra de las paredes sí funciona.

¿Cuántos días son lo ideal para un montaje estándar?

Ronald Nieves: Yo pienso que ocho días hábiles, dependiendo de la magnitud de la muestra y de la cantidad de gente con que se cuente para el montaje. Con unos días antes de la inauguración para dar los últimos retoques, detalles.

E. H.: Para mi lo ideal es que te den por lo menos tres semanas de montaje. Con tu guión museográfico, tu diseño, etc., etc.

¿Los montajistas están preparados para esta labor?

R. N.: Creo que deberíamos prepararnos un poquito más los que estamos metidos en este tema, los que sí trabajamos en esto, porque de una u otra manera estamos teniendo un ingreso económico, debemos poner de nuestra parte para difundir o adquirir más conocimientos, porque este no es un tema común en nuestro medio. Habría que difundir estos conocimientos y experiencias.

A veces el montaje se toma de modo muy poco serio como si se tratase simplemente de clavar y colgar, pasándose por alto criterios de cómo tratar una obra de arte.

R. N.: ¿Qué tanto estamos capacitados para hablar de un montaje? Algunos todavía no sabemos como agarrar un cuadro, los mismos artistas y los mismos curadores. A veces trabajamos descuidadamente. Las obras deben manipularse con mucho cuidado. Cosas que a veces no se hace.

Hay gente que no sabe tratar obras de arte a pesar que está constantemente con ellas. He visto a gente de mantenimiento ayudar a mover una obra de arte: la mueven como una maceta más, las obras se rayan y normal. Eso es una negligencia. Para que eso cambie va a tomar tiempo pero no es imposible. Lo veo como un proyecto a realizarse poco a poco.

CURADOR

¿Cómo ves la labor del curador?

E. H.: Curadores acá, poquísimos pues. Es decir, que tú le des ese calificativo de curador, la gran mayoría no merece. Están en pañales. Y ellos son los que realmente complican todo. Te lo digo por experiencia. Son un problema: nunca están satisfechos con lo que quieren, son tan panorámicos que nunca pueden resumir lo que desean, todos son subjetivos.

R. N.: A veces estamos en pleno montaje y no tiene una idea definida de cómo distribuir la obra. Muchas veces aquí es el curador el que hace las veces de museógrafo y se rige por criterios personales, “a mi me gusta que vaya ahí y tiene que ir ahí” sin importarle a los demás. Desde mi punto de vista creo que los curadores no tienen en cuenta al público.

¿El curador tiene los criterios adecuados para el montaje de las obras?

E.H.: El curador no tiene experiencia de qué material utilizar, no tiene conocimiento de los soportes. Muchas veces he batallado para que cambien el planteamiento del montaje porque la propuesta era imposible.

Básicamente he peleado por problemas del lugar donde van a ir las obras: cuadros pesados en lugares frágiles, lugares imposibles. Y muchas veces las opciones no les gustan. Lo que debe lograrse es una especie de acuerdo.

Esos problemas nacen desde el proyecto. Tienen la idea pero no pueden concretarla, les falta experiencia. Lanzan el proyecto cuando ni siquiera saben cómo va a encaminarse. En el momento que se aprueba el proyecto el rollo está bien pero nunca pensó cómo va a realizarlo. No hay conciencia de investigación en el propio curador.

MUSEOGRAFÍA

¿En qué consiste la museografía?

R. N.: La museografía consiste en no saturar el espacio, que haya un gozo visual. Es muy importante, pues de eso depende el aspecto visual de una muestra. Porque una muestra puede estar bien montada pero tener una mala museografía.

E.H.: La museografía trata de ayudar al curador a dar un discurso visual, estético, exclusivamente es eso.

R.N.: Y eso también lo puede hacer el montajista. La experiencia que tiene puede hacer el papel de un museógrafo porque ya tiene al ojo las cosas, las medidas, la distribución.

¿Cómo ves la tecnología para la museografía aquí?

E.H.: Tecnología para museografía en el Perú no hay. Casi siempre usamos objetos parecidos o le damos un uso específico a objetos que no han sido diseñados para eso. Te enfrentas a un problema serio de adaptar objetos o mandarlos a hacer. Y eso implica costo y tiempo.

¿Y en el caso de las muestras extranjeras?

E.H.: En el extranjero la museografía es tratada de modo formal, es decir científicamente. En las muestras que vienen de fuera sí viene escrito en el diseño museográfico como se deben montar las obras, medidas, pesos, etc. Entonces esa es la museografía científica. Generalmente en Europa eso es pan de cada día.

Me parece que la función del museógrafo es asumida por el curador.

E.H.: En principio no se deberían asumir varias funciones porque ahí hay confusiones, se debería trabajar con otra persona. Si trabajas solo no te das cuenta de tus errores. Tiene que venir alguien que sugiera, oriente.

GUIÓN MUSEOGRÁFICO

¿Qué es un guión museográfico?

E.H.: Lo elabora el museógrafo a partir de la investigación del curador y en él se plantea básicamente todo lo que quiere el curador: si se ordena de manera cronológica, estética, regional, etc. Y básicamente eso te condiciona en el montaje, como lo vas a hacer, que elementos museográficos necesitas. Eso sería lo ideal, pero como ves en algunos espacios el curador llega a destiempo y hace la función de un museógrafo, quiere imponer el guión museográfico. Y para mi eso es un error porque los criterios del curador nada tienen que ver con el criterio del museógrafo.

¿Qué tanto se trabaja con un guión museográfico?

R.N.: Poco, me acuerdo haber trabajado con una artista australiana a la que le habíamos dado el plano de la galería. Ella trajo montada virtualmente su obra. Solo faltaba ejecutar. Pensábamos que tomaría 10 días de montaje y en 3 días estaba ya montado. La coordinación es fundamental.

E.H.: Aquí el curador normalmente no maneja un guión museográfico. Y si maneja es para él. Yo creo que estamos en pañales en Perú, hay intenciones, he visto a gente que esta empezando a trabajar con guiones, pero estos no llegan a poder del montajista.

Por ejemplo, nosotros tenemos una muestra itinerante de pintura campesina. Cuando se presentó el guión estaba concebido a mostrar la tercera parte de la colección. Había ejes temáticos que tú puedes observar tres, cuatro, diez cuadros y entender. Resulta que estamos llevando esa muestra a la Municipalidad pero esos espacios no cumplen las características del espacio original ¿Qué haces? Mutilas tanto el guión museográfico que al final no se entiende. Acá se expusieron más de 250 cuadros y ahí van a poner 20. No se entiende nada del eje temático.

¿Cómo se trabaja en sala?

E.H.: Muchas veces se carece del guión museográfico. Se distribuye la obra en la sala, no te dicen cómo montarlo, ni que materiales usar. Entonces a partir de ahí te riges al criterio universal: eje a 1. 50 mt. del piso y se levanta la obra.

PRESUPUESTO

¿Cuáles son para ti los problemas principales en el montaje?

E.H.: La seriedad del curador, los espacios, el tiempo y principalmente lo económico.

R.N.: Sin olvidar la informalidad y la descoordinación.

E.H.: Muchas veces lo presupuestal te va retrasando. No tienes dinero pero tienes cronograma: todo queda como un saludo a la bandera. Esperas y esperas y no llega el dinero, y cuando está muy próxima la muestra se hace lo que se puede a la guerra. Casi siempre es así, por eso cuando empiezas a hacer un montaje debes luchar contra el tiempo. Y algunas muestras ni siquiera están bien planteadas, en el camino están replanteándolas.

Tú como montajista sabes qué usar, pero cuando no hay presupuesto entonces empiezas a forzar las cosas y esos detalles terminan haciendo diferencias en el resultado final.

R.N.: Muchas veces el artista o el curador exigen un tipo de acabado técnico. Pero muchas veces no se llega porque no hay material a mano y debes improvisar y arriesgar algunas cosas. Si tú como montajista pides un material con medidas y marca es porque tú sabes que ese material o marca te va a dar buen resultado. Tienes que arriesgar eso para salir del paso. Entonces estas trabajando de manera informal, no técnicamente.

CRONOGRAMA

R.N.: Si no tienes un cronograma, un calendario de actividades que debes hacer durante el montaje la cosa se pierde. Muchas veces no llegamos a cumplir con el trabajo porque no sabemos manejar los tiempos.

E.H.: Lo ideal es que se trabaje con buen tiempo de anticipación. Yo pienso que los curadores parece que han empezado su trabajo al revés, nunca han llevado, creo, un curso de lo que significa curar una muestra. Pero se lanzan, es curador porque bueno conoce un poco. Ellos no tienen el planteamiento de cronogramas y dilatan más el tiempo porque sencillamente no pueden ordenarse.

TRABAJO EN EQUIPO

¿Hay trabajo en equipo?

R.N.: Falta un trabajo en equipo y eso hace que te conviertas en un hombre orquesta. Eso fastidia, atrasa, presiona. Creo que el trabajo en equipo es lo mejor.

El trabajo de montaje debería hacerse en equipo y estar listo tres días antes de la muestra, porque después viene todavía la parte final que es la iluminación. Y muchas veces no llegamos a eso, durante la inauguración se está arreglando luces, cuando eso debió ultimarse días antes. Yo creo que el montaje es cuestión de coordinar en equipo, solo entonces va a salir bien.

E.H.: Acá hay la buena voluntad de asumir todas las funciones, pero mientras lo haces te das cuenta que no es para una sola persona sino para un equipo. En las instituciones privadas y públicas se está tratando ya de implementar que haya siempre un museólogo o un museógrafo y un equipo de montaje.

Se está optando por eso acá en Perú. Por ejemplo en el Museo de Arte de San Marcos hay reuniones entre el diseñador, el museógrafo y el montajista. Recuerdo que con Augusto del Valle teníamos una sala llamada de experimentos donde el artista podía plasmar toda su locura.

IMPROVISACIÓN

Además de otros problemas se ha mencionado “contramarcha”: solucionar todo a último momento.

R. N.: Hay mucha informalidad en nuestro medio, se habla demasiado de arte contemporáneo pero no sabemos tratarlo. Si seguimos así no vamos a llegar a nada. Debemos tener criterios de principios, de ética para este tipo de trabajo. Desde que estamos en la informalidad estamos perdiendo todos los papeles.

E.H.: Hay mucha improvisación. No llegas a mostrar lo que ha diseñado el museógrafo con el curador. En buena cuenta el problema es tiempo y principalmente lo presupuestal.

En Perú difícilmente existirá un espacio cultural que tenga tanto poder monetario como para decir traigan eso y lo haremos aquí igualito, lo vamos a mandar a hacer como me pides en tu guión museográfico. Imposible. Hasta ahora no me ha tocado trabajar en un lugar así.

Lo usual es que el mismo día de la inauguración de la muestra este llegando obra.

E.H.: De la cantidad de montajes que he hecho casi siempre se ha terminado sobre la hora.

R.N.: Sí pues se está montando y corrigiendo en el camino. Que los periodistas vean la obra en el piso dos días antes de la inauguración es una falta de respeto del curador hacia el artista.

Siempre se da eso. Ves un montaje así y te das con que el curador tiene ya varios años en esto, no enmienda sus errores. Sigue en lo mismo.

¿Es constante la sensación de que no se logra montar una muestra como se había planeado?

E.H.: Claro, no se llega. Pocas veces se llega. Se llegó con algunas muestras internacionales, esas sí ya vienen definidas. Lo único que había que hacer era adaptarlas al espacio.

Casi siempre se hace lo mejor que se puede con los pocos materiales que se tienen a mano.

E.H.: Se hace lo mejor. Casi siempre es así, a contramarcha y con poco presupuesto ¿Sino, cómo solucionas las cosas?

BALANCE DE 10 AÑOS

Diez años es un lapso de tiempo en que pueden decir si el panorama ha mejorado, ha empeorado o se ha mantenido.

E.H.: Ha mejorado, yo te diría en un 7 %. Es desalentador, pero al final sí se dio unos pasos. Ya hay personas e instituciones que tratan de ajustarse a criterios museográficos. Inclusive en el medio hay más cursos sobre museología, museografía, montajes.

R.N.: Yo creo que no se ha mejorado. Al contrario estamos yendo para atrás. Deberíamos estar en otra instancia pero no lo estamos. No se si será un factor social o personal. Si buscas un curso de museografía, de montaje casi no hay, habrá una vez al año. Alguna embajada, el Instituto Goethe cada cierto tiempo. Falta difusión también.

Fotos tomadas de http://www.artemarcialonline.com/am04/epicentro2.htm

2 comentarios:

Anónimo dijo...

ja ja ja ja, la cagada estos chicos, buenos puntos de vista desde su terreno, todo lleno, seguramente como ellos dicen, de carencias e improvisación
felicitaciones por la entrevista, le cae palo a todo

El Editor dijo...

Las Felicitaciones para Martín Pinto, el otro día se las di en persona...

En la televisión siempre agradecen a los que están "detrás de cámaras", en las exposiciones generalmente nos olvidamos de ellos.

Los montajistas a pesar de no salir en "polizontes" o la columnas de "sociales" "circo beat" o "jet set". su labor es vital en una exposición.