25.5.07

LA BAUHAUS, ANTECEDENTES Y CONTEXTO DE SU FUNDACIÓN.

Si bien este espacio está más orientado al arte peruano y latinoamericano, sería imposible no considerar la importancia que tuvo la Escuela Alemana de Arquitectura y Diseño Bauhaus en el arte del Siglo XX.

Como algunos sabrán tengo formación también en arquitectura, y justamente algo que me acercó a la arquitectura fue el conocer y descrubir a la Bauhaus.

Coincidiendo con esto, en el marco de la exposición temporal del Museo de Arte de Lima “MÁS DE LO QUE LOS OJOS PUEDEN VER, Arte fotográfico de la colección Deutsche Bank” (23 de enero al 25 de marzo de 2007) se dio un conversatorio el jueves 22 de marzo en el auditorio de este museo, en el cual participaron Miguel López, Jorge Villacorta, Juan Enrique Bedoya y Juan Pablo Murrugarra. Algo muy interesante fue la importancia que señaló Jorge Villacorta (quizá el mejor teórico de la fotografía que existe en el Perú) dentro de la historia de la fotografía alemana a la Bauhaus y al taller de Laszlo Moholy-Nagy (junto con el pictorialismo en Hamburgo, Walter Benjamin y su pequeña historia de la fotografía, entre otros antecedentes).

Haciendo un pequeño y muy modesto homenaje a la importancia que tuvo la Bauhaus, aquí copio el primer capitulo de un ensayo mío, que define el contexto de finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX, donde hay una auge de la industrialización, y su obvia reacción, en momentos previos a la I guerra mundial, también hay algunas alusiones a Walter Gropius y finalmente la fundación de esta escuela el 12 de abril de 1919.

Como se puede apreciar hay algunas alusiones textuales de “La Sagrada Familia” de Marx y Engels, que quizá en este momento ya estén superadas, pero las incluí en este ensayo al tratar de contextualizar históricamente los primeros años del siglo XX.

Admito el gusto que tengo por Alemania desde Goethe, pasando por Die Brücke, Nosferatu de Murnau, Walter Benjamin, Bauhaus, Franka Potente, Revista Humboldt, Love Parade, entre otros personajes, hechos y acontecimientos.

Finalmente termino parafraseando a Villacorta en el conversatorio arriba indicado: “Alemania es el punto en el mundo donde se produce la gran revolución en cuanto a las publicaciones gráficas”. Amen.

LA BAUHAUS, ANTECEDENTES Y CONTEXTO DE SU FUNDACIÓN.

Por: David Flores-Hora

Antes de hacer un análisis de Bauhaus, la escuela de arquitectura y diseño que es considerada por muchos la más importante del siglo XX y la que marcó la vida cultural de Alemania y Europa, es importante rastrear una serie de antecedentes.

Para la presente investigación consideraremos en primer lugar la coyuntura en Europa hacia finales del Siglo XIX, momentos de una galopante Industrialización tanto en Inglaterra como en Alemania. Esta industrialización ocasionó profundos cambios en la vida cotidiana, apareció la clase obrera y artesanal.

Los efectos de esta Revolución Industrial del siglo XIX, eventualmente afectaron la mayor parte del mundo. La trascendencia de este cambio en la sociedad fue enorme y puede ser comparado con los cambios ocasionados producto de la Revolución Francesa en el siglo XVIII y con los cambios de la Revolución Neolítica, 6.000 años atrás, cuando el arado hizo posible el desarrollo de la agricultura.

En esta coyuntura se produjo el crecimiento de clase proletaria. Esto se originó por el masivo éxodo de campesinos hacia las ciudades; el antiguo agricultor se convirtió en obrero industrial. Los barrios y ciudades industriales aumentaron su población, esto implicó la tugurización y hacinamiento en los hogares de este sector marginado socialmente. No podemos dejar de mencionar las largas e inhumanas jornadas laborales.

Todas estas características y la masificación del proletariado ocasionaron una corriente de pensamiento, contrariamente a este mal llamado “progreso” alegado por las clases burguesas y urbanas. Frente a esto, sectores intelectuales progresistas del momento cuestionaron estos “progresos”, donde se “manifiestan constantes retrocesos y movimientos en círculos”[1].

Con respecto a este “progreso” y la articulación social de finales del siglo XIX, Carlos Marx y Federico Engels en “La sagrada Familia” nos dicen:

“Todos los escritores comunistas y socialistas partían de la observación de que, de una parte, incluso los hechos brillantes más favorables parecen quedar sin resultados brillantes y degenerar en trivialidades, mientras que, de otra parte, todos los progresos del espíritu han sido, hasta ahora, progresos contra la masa de la humanidad, que se ha visto empujada a una situación cada vez más deshumanizada. Por eso declaraban que “el progreso” era una frase insuficiente, abstracta, y presumían un achaque fundamental del mundo civilizado, razón por la cual sometían a una crítica tajante los fundamentos reales de la sociedad actual. Y a esta crítica comunista respondió, prácticamente enseguida, el movimiento de la gran masa, en oposición a la cual había discurrido todo el desarrollo histórico anterior. Solo quien haya tenido ocasión de conocer el estudio, el afán de saber, la energía moral, el incansable impulso de desarrollo de los obreros franceses e ingleses, puede formarse una idea de la nobleza humana de este movimiento”[2].

Sobre la clase burguesa y proletaria, y su validación, Marx y Engels añaden en el mencionado texto:

“La clase poseedora y la clase del proletariado representan la misma autoenajenación humana. Pero la primera clase se siente bien y se afirma y confirma en esta autoenajenación, sabe que la enajenación es su propio poder y posee en él la apariencia de una existencia humana; la segunda, en cambio se siente destruida por la enajenación, ve en ella su impotencia y la realidad de una existencia inhumana. […]”[3].

Más adelante añaden:

“Dentro de esta antítesis, el proletariado privado es, por tanto, la parte conservadora y el proletariado la parte destructiva. De aquel parte la acción del mantenimiento de la antítesis, de éste la acción de su destrucción”[4].

Este cuestionamiento a la estructura social en momentos de la industrialización fue seguido por artistas como John Ruskin y su seguidor William Morris quienes plantearon reformas sociales y criticaron la sociedad del momento. Plantearon un regreso a las formas medievales. Ellos alegaban un “Odio a la civilización moderna”[5].

Morris se convirtió en un reformador social y pionero del “socialismo utópico” [6], donde cuestionó la industria del momento, sobre la ruinas de la tradición artesanal. Morris realizó un ”verdadero apostolado”[7], en defensa de las tradiciones y del arte concebido como ethos popular o enunciado de espiritualidad religiosa.

Al respecto de Morris, Lionello Venturi en Historia de la Crítica del arte nos dice:

“[…]. Morris intuye, aunque de modo confuso y bajo la presión de fuertes intereses políticos, que el objetivo del arte se transfería de la naturaleza a la vida de los hombres y que la aspiración religiosa de Ruskin, para no diluirse en un vago misticismo, debía encaminarse hacía un objetivo de tipo moral”[8].

Dentro de esta postura se planteó que todos los productos deberían ser inventados: cada cuchara, cada silla, cada jarra, etc. De esta forma el estilo Arts and Crafts, vendría a ser el más valido, pues en este imperaban imperados modelos góticos y orientales.

En los años finales del siglo XIX crecieron los gremios de artesanos y se dio mucha importancia a las escuelas de Arte. Morris se afilió al socialismo, “cultura del pueblo para el pueblo”[9]. Estas preferencias de pensamiento se multiplicaron por toda Alemania y se fundó el museo de Arte Industrial, inaugurado en 1871. Aquí cobro auge el Jugendstil (Modernismo).

Las escuelas de diseño de Europa experimentaban una serie de reformas para lo cual se trajeron nuevos profesores: Meter Behrens pudo reformar la Academia de Dusseldorf, Hans Poelzig la de Breslau y Bruno Paul la Escuela Superior de Berlín. Otto Pankok amplió con talleres la Escuela de Artes y Oficios de Stuttgart, Henry Van de Velde tuvo a su cargo en Weimar una de las más eficaces escuelas de arte.

En la búsqueda de un lenguaje artístico de prestigio mundial se fundó en Inglaterra la Werkbund (Liga de Talleres) alemana, fusión entre arte y economía. La meta era “el ennoblecimiento de las artes industriales en cooperación con el arte, la industria y la artesanía, y a través de la educación, la propaganda y los criterios lógicos ante cuestiones importantes”[10].

En las primeras décadas del siglo XX y próximo la primera Guerra Mundial existía un gran movimiento contra-cultural, incluso los jóvenes burgueses se organizaron en movimientos de Boy Scouts (chicos exploradores). Se dio prioridad a la educación popular, la conservación de la cultura y los monumentos nacionales.

El 28 de junio de 1914 es asesinado el Archiduque Francisco Fernando en Sarajevo. Esto originó la I Guerra Mundial. Este conflicto fue recibido con mucho entusiasmo en Alemania, se alistaron muchos voluntarios incluso artistas como Oskar Nakoschka, Franz Marc, Max Beckmann, entre otros. Era el momento donde los intelectuales alemanes esperaban con esta guerra la oportunidad para que Alemania se consolidara como potencia mundial.

Hasta 1916-17 en toda Alemania no existía ninguna objeción a la participación en la guerra. Sin embargo esto cambió con El “Arbeitsrat Für Kunst” (Consejo de Trabajo para el Arte), fundado por el arquitecto Bruno Taut en 1918. Este consejo fue fundado como consecuencia de la “Revolución de Noviembre” que se dio en 1918. Este acontecimiento hacia el final de la Primera Guerra Mundial, instauró el cambio desde la monarquía del Reich Alemán a una república pluralista, parlamentaria y democrática. Esto implicó una serie de protestas y barricadas en las calles de Berlín y otras ciudades alemanas.

El consejo de trabajo para el arte tuvo un papel muy importante, pues ellos se encargaron de elaborar panfletos y manifiestos, y de dirigir a la juventud, mayormente estudiantes de arte, a salir a las calles a expresarse. Era tanta la movilización social para 1918 que el mismo Walter Gropius [11], arquitecto que luego vendría a ser el primer director de Bauhaus, se había expresado de una “urgencia de cambio”, cuando intercambiaba correspondencia con Henry Van de Velde, director de la Escuela Superior de Arte y Oficios de Weimar, quien desde antes de la primera guerra mundial admitió las fuerzas tendencias Xenofobicas y antisemitas.

Posteriormente Van del Velde renunció y recomendó a Gropius como su sucesor. En este contexto Gropius sugirió una serie de reformas a nivel estatal, dentro de estas reformas se dio una fusión entre la Escuela Superior de Arte y Oficios de Weimar y Escuela Superior de Gran Ducado. Como dijo Gropius “[…]. Según las nuevas ideas vigentes”.

El 12 de abril de 1919 se fundó “Bauhaus Estatal de Weimar” y tuvo como director a Gropius, con nombre y programa nuevo se inauguró la más cuestionada y moderna escuela de arte de su tiempo.

Construir se convirtió para Gropius en actividad social, intelectual y simbólica. No existía la frontera entre el arte industrial y la escultura o pintura, todo es uno: Construcción.

Finalmente instaurada esta escuela y dentro del programa de fundación de la escuela Bauhaus encontramos este manifiesto de Gropius que nos dice:

…¡ El fin último de cualquier actividad creativa es la arquitectura!…

…¡ Arquitectos, escultores, pintores, todos hemos de volver al artesanado!.

No hay ninguna diferencia sustancial entre el artista y el artesano. El artista es un artesano de nivel superior.

…¡Así pues, formemos una nueva corporación de artesanos!... [12].


BIBLIOGRAFÍA

DORFLES, Gillo.

El Diseño Industrial y su Estética.

Barcelona, Colección Labor, 1973.


DROSTE, Magdalena

Bauhaus 1919-1933.

Colonia. Bauhaus-Archiv Museum für Gestaltung. Taschen, 1998.


FREIXA, Mireia, CARBONELL, Eduard y otros.

Introducción a la Historia del Arte, Fundamentos teóricos y lenguajes artísticos.

Barcelona, Editorial Barcanova, S. A., 1990.


GROPIUS, Walter.

La nueva arquitectura y La Bauhaus.

Editorial Lumen, S.A., 1966.


KANDINSKY, Vasili Vasilevich.

Cursos de la Bauhaus.

Madrid. Alianza Editorial, 2003.


MARX, Carlos y ENGELS, Federico.

La Sagrada Familia.

Mexico, D. F. Editorial Grijalbo, S. A., 1967.


READ, Herbert.

El significado del arte.

Buenos Aires. Editorial Losada, S. A., 1964.


VENTURI, Lionello.

Historia de la Crítica de Arte.

Barcelona, Editorial Gustavo Pili, S. A., 1982.


http://www.dtcuba.com/ShowReport.aspx?c=51

16/09/2006. 13.21.

CITAS.

[1] MARX, Carlos y ENGELS, Federico. La Sagrada Familia y otros escritos filosóficos de la primera época. 1958, Pág. 149.

[2] MARX y ENGELS, Op.Cit., pág. 150.

[3] MARX y ENGELS, Op.Cit., pág. 101.

[4] MARX y ENGELS, Op.Cit., pág. 101.

[5] WAETING, Heinrich. Wirtschaft und Kunst. (Economía y arte). Jena 1909, Pág. 47.

[6] Si bien la confluencia de Morris al marxismo fue tardía, sus posturas desde muy temprano se dirigen a resolver el problema de la alienación. Morris difiere con Marx al añorar un tiempo pretérito y proponer en el arte una nueva arcadia, ya no para señores feudales, sino ahora para obreros fabriles, una postura para muchos ya superada, utópica.

[7] VENTURI, Lionello. Historia de la Crítica del Arte. 1979. Pág. 190.

[8] VENTURI, Op.Cit., pág. 190.

[9] DROSTE, Magdalena. Bauhaus 1919-1933. 1998, Pág. 10.

[10] WAETING, Op.Cit., pág. 192.

[11] Walter Gropius (18 de mayo de 1883 - 5 de julio de 1969) fue un arquitecto, urbanista y diseñador alemán. Nació en Berlín, estudió arquitectura en Munich y en Berlín. Después de sus estudios trabajó durante tres años en el despacho de Peter Behrens y a continuación se independizó. Entre 1910 y 1915 se dedicó principalmente a la reforma y ampliación de la fábrica de Fagus en Alfeld. Con sus estructuras metálicas finas, sus grandes superficies acristaladas, sus cubiertas planas, y sus formas octogonales, esta obra se convirtió en pionera de la arquitectura moderna.

Gropius fue el fundador de la famosa escuela de diseño Bauhaus. Ocupó el cargo de esta escuela, primero de Weimar y luego en Dessau, desde 1919 hasta 1928.

En 1934 Gropius abandonó Alemania al sufrir agresiones de los Nazis a su trabajo y a la escuela Bauhaus. Vivió y trabajó tres años en Inglaterra y después se trasladó a los Estados Unidos, donde fue profesor de arquitectura en la escuela de diseño de Harvard. En 1946 fundó un grupo de jóvenes arquitectos, que se denominó The Architects Collaborative, Inc., más conocido como TAC. Durante varios años se ocupó personalmente de dirigir y formar el grupo.

Los edificios de Gropius reflejan el más puro estilo de la Bauhaus, ya que están construidos con materiales nuevos, que les confieren un aspecto moderno, desconocido en aquella época. Sus fachadas son lisas y de líneas claras, y carecen de elementos ornamentales innecesarios. Con ello, Gropius ha sido uno de los creadores del llamado "estilo internacional" en la arquitectura.

Gropius murió en Boston a los 84 años de edad.

[12] Walter Gropius, Programa de la Bauhaus estatal de Weimar, 1919.

FOTOS:

1. Motivos medievales tardíos y ornamentos decorativos de origen vegetal realizados en 1896 y 1871 por William Morris.

2. Catalogo Morris y Compañía. Londres. Dentro del movimiento Arts and Crafts.

3. John Ruskin. 1819-1900.

4. Comunistas de la Liga Espartaquista luchando en las calles alemanas, durante la “revolución de Noviembre“ de 1918.

5. Walter Gropius. 1883-1969.

6. Programa de la Escuela Bauhaus donde la construcción o el edificio es el fin y centro de toda la formación.

- Muchas de estas fotos las tengo gracias a Rodrigo Vera, quien me las cedió gentilmente.

2 comentarios:

El Loco Calato de la negliglú! dijo...

a veces me preguntan q cómo tengo tiempo para poner los post en mi blog, mejor les digo que te pregunten a ti hehe
buena investigacion man
Felipe MP

El Editor dijo...

En todo caso este blog debería llamarse el blog de las madrugadas, lo trabajo en la medida que tengo tiempo... Frente a la falta de espacios para plantear un discurso, decidí crear el mio... Este texto de Bauhaus es un poco antiguo, pero le tengo mucho cariño... si te interesa el tema hay mucha información en Goethe institud, en Jesus María (campo de marte)... Saludos. David