19.6.07

CON RESPECTO A TEÓFILO CASTILLO. UNA PUBLICACIÓN DE FERNANDO VILLEGAS TORRES.

Reseña: EL PERÚ A TRAVÉS DE LA PINTURA Y LA CRÍTICA DE TEÓFILO CASTILLO (1887-1922). Nacionalismo, modernización y nostalgia en la Lima del 900. Mg. Fernando Villegas Torres.


Fernando Villegas Torres (Lima, Perú. 1978), egresado del Pregrado de la Escuela de Arte y de la Maestría en Historia de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Publicó el texto EL PERÚ A TRAVÉS DE LA PINTURA Y LA CRÍTICA DE TEÓFILO CASTILLO (1887-1922). Nacionalismo, modernización y nostalgia en la Lima del 900. Investigación que está basada en su tesis de Magíster y es ganadora del Primer Concurso de Tesis de Posgrado, organizado por la Asamblea Nacional de Rectores del Perú.

El premio recibido por el Historiador del Arte Fernando Villegas implicó la publicación de una investigación muy sólida, documentada y sustentada de una parte de la historia del arte que no había sido analizada al detalle. Este estudio abarca desde 1887 (primera exposición de Teófilo Castillo en el Perú) hasta 1921 (realización de su ultimo cuadro Evocación Histórica)

El trabajo de Villegas es ameno y exhaustivo, las fuentes utilizadas (Revistas como: Novedades, La Gran Revista, Lima Ilustrada, Prisma, Actualidades, Ilustración Peruana y Variedades; y periódicos como El Comercio, La Crónica y La Prensa) no solamente nos proporcionan una radiografía de aquel momento desde el punto de vista coyuntural, en muchos de estos medios Castillo trabajó como ilustrador o como ensayista y podemos visualizar la crítica cultural del momento.

Con esta plataforma el libro de Villegas, a través de cinco capítulos contextualiza la figura del pintor Castillo en momentos donde la moda afrancesada comenzó a cambiar el panorama limeño y la cercanía al centenario de la independencia del Perú (1921) dio el sustento para una serie de reformas en el casco urbano histórico. Frente a esto un grupo de intelectuales del momento buscaron un arte que tenga referentes nacionales, es en este sentido que se tomó el pasado virreinal como conexo a una cultura verdaderamente peruana. Esta fascinación por este pasado ahora nos parece cuestionable, pues lo virreinal se caracterizó mayormente por una cercanía a referentes hispánicos.

Conjuntamente con esta fascinación por el pasado inspirado en la Ciudad de los Reyes, hacia comienzos de siglo XX resurgió en Lima un gusto por las estampas costumbristas de mediados del siglo XIX (momentos de máxima explotación guanera, y lo que Jorge Basadre llamó “La fugaz riqueza del Perú”). Es así como Teófilo Castillo y otros intelectuales de la época toman como repertorio iconográfico: el pregón, el fresero y las festividades. Este nuevo costumbrismo fue una reacción ante el avance del cosmopolitismo francés extranjerizante. Castillo, junto con otros intelectuales de la época, tomaron como referente Las Tradiciones de Ricardo Palma, de esta forma Castillo fue mal llamado “El ilustrador de Palma”, limitando y parcializando el estudio de su producción.

La propuesta de Castillo fue la búsqueda de un “arte nacional” como “propuesta estética” que tomó referentes no solo en el pasado virreinal, también en el Perú Antiguo. Aquí es el merito del autor de este libro al hacer un seguimiento profundo de toda la actividad del pintor, quien descubre, y se evidencia en sus viajes y su pintura, la fascinación por el paisaje del Huascarán, el sur andino, e incluso el norte argentino.

Teófilo Castillo también fue uno de los primeros pintores en rescatar el tema del Perú Antiguo como medio de identificación con lo verdaderamente nacional, a través de representaciones de ruinas arqueológicas y ceramios. Algo muy importante que es señalado en este texto es la ausencia de indígenas contemporáneos en la temática de Castillo, de esta forma Villegas se pronuncia: “De acuerdo con el pintor, hay diferencias entre el indio actual, sin posibilidades de desarrollo futuro y el indio precolombino del pasado, investido por su grandeza probada por los vestigios arqueológicos” (p.119), posteriormente el autor añade: “El indígena solo existía como individuo separado del indio idealizado, antiguo creador del Imperio Incaico” (p.141).

Con respecto a la búsqueda del “arte nacional” no existe una diferencia sustancial entre Castillo y José Sabogal (indigenista de las primeras épocas de la Escuela Nacional de Bellas Artes, fundada el 15 de abril de 1919), la diferencia radica mayormente en un problema temático. Tanto como Castillo buscó un verdadero arte peruano, en el indigenismo se propugnó el “Alejamiento de Europa como patrón cultural y la formación de una escuela local independiente de los avances de la plástica occidental” ( PEREIRA, Raúl María. “Ensayo sobre la pintura peruana contemporánea”. En: El Arquitecto Peruano, Nº 59, p. 6.).

La actividad crítica y textual de Castillo se hace patente en el apoyo a la consolidación de una arquitectura neo-colonial y neoperuana (apoyó proyectos de los arquitectos Malachowsky, Marquina, Ponaski, entre otros).

Desde los medios donde escribía, Teófilo Castillo no solo reconoció cualidades en artistas como Francisco Laso, Luis Montero y jóvenes de ese momento como Francisco Gonzáles Gamarra; también criticó la caricatura política y el género retrato; y también sirvió de difusor cultural y crítico social, al cuestionar el atraso y la moda modernizadora que vivía el Perú en ese momento.

El libro de Fernando Villegas es prometedor y cuestionador, presenta no solo a Teofilo Castillo como un pintor de evocación virreinal, también hace una revisión de su temática inspirada en el Perú Antiguo y la paisajística. Además nos presenta a un crítico cultural y de arte que sirvió de catalizador de las tensiones y el momento en que vivía el Perú republicano que se reconstruía luego del saqueo chileno y próximo a su centenario.

De esta forma este libro se convierte en más que necesario, imprescindible para todo el que se interesa en las artes plásticas peruanas del siglo XX. Este texto es además un ejemplo de articulación metodológica, donde un discurso nada denso es muy profundo.

Solo nos queda seguir comentando y difundiendo este texto, y próximos, de este joven historiador del arte que con su labor de investigador contribuye a la historiografía del arte peruano del siglo XX.

David Flores-Hora


Fotos:

Foto 1: Portada “EL PERÚ A TRAVÉS DE LA PINTURA Y LA CRÍTICA DE TEÓFILO CASTILLO (1887-1922). Modernismo, Nacionalismo y nostalgia en la Lima del 900.”. VILLEGAS TORRES, Fernando. Lima: Asamblea Nacional de Rectores, 2006.

Foto 2: Teófilo Castillo, La Muerte del Conde de Nieva, óleo. Museo del Banco Central de Reserva del Perú.

Foto 3: Teófilo Castillo, Portada “Freseroó”, Ilustración Peruana, # 114, 6 XII 1911.

Foto 4: Teófilo Castillo, La Marcha del Inca, óleo Pinacoteca Ignacio Merino, 1919.

3 comentarios:

Sam dijo...

Buenas recomendaciones esta y la de abajo.


El libro es màs fàcil de conseguir, pero la revista????

El Editor dijo...

Hola Sara, el libro lo encuentras en la Asamblea Nacional de Rectores (Aldabas 337 Urb. Las Gardenias. Surco) y en el Virrey. Las Revistas supongo que en el Virrey o Crisol las puedes encontrar... yo vi el anterior número de sabroso en muchas librerias.
Saludos y gracias por la visita
David

Laura Castillo dijo...

hola!
la verdad que me gusto leer esto.. ya que buscaba informacion de mi familia, y descubri aportes importantes que hizo mi bisabuelo en el arte, yo vivo en Tucumán-Argentina, y me gustaria saber como puedo conseguir el libro aca.
gracias..!